RINCÓN DE ENTREVISTAS | JAUME COLLBONI, líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona

Collboni-2<<Un homosexual puede llegar a ser alcalde y no pasa nada>>

Con pancarta en mano y gafas vintage, aparece Jaume Collboni en una foto de archivo de la “Escola Morera”, en una de las manifestaciones donde se exigía la reforma de la escuela que se caía a trozos. Es licenciado en Derecho, trabajó en UGT, ha sido diputado de la Generalitat por el PSC, y ahora, es regidor del ayuntamiento de Barcelona, donde se disputó la alcaldía en las elecciones municipales de 2015.

Defínase en una frase…
Soy un chaval del barrio del Guinardó que ha tenido la suerte de trabajar para la sociedad.

¿Qué recuerda de su infancia?
Me vienen a la cabeza muchos recuerdos a pie de calle. Jugando a la pelota con mi grupo de amigos, sacando la mesa al portal en verano, y celebrando San Juan junto a una hoguera. Aquellos momentos no se me olvidan jamás.

¿Cuándo empieza en esto de la política?
Desde que tengo uso de razón. Ya en la “Escola Morera” del Guinardó participé en las movilizaciones que se hicieron para la reforma de la escuela que se caía a trozos. Después, estudié Derecho y compatibilicé mi profesión de abogado con el sindicato UGT (Unión General de Trabajadores). He sido también diputado de la Generalitat, consejero del distrito de Horta-Guinardó, y ahora, regidor del PSC en el ayuntamiento de Barcelona.

Sin embargo, usted saltó a la fama por su matrimonio homosexual…
Creo que mi enlace fue más sonado por los invitados que por ser homosexual. Mi marido trabaja en el mundo de la televisión y por eso el enlace tuvo mucho interés mediático. La verdad es que hubiera preferido que fuera de otra forma, pero no lo pudimos evitar. Sin embargo, creo que contribuimos a algo positivo. Quizás, en algún hogar anónimo, algún joven pudo ver por la tele aquel día que un homosexual puede casarse e incluso llegar a ser alcalde de Barcelona y no pasa nada.

Ha habido otros momentos menos felices: su imputación en el caso Mercurio.Collboni-4
En un mundo de locura como el que vivimos ahora mismo, una simple llamada -que es lo que recoge el sumario- puede implicarte en un caso en el que realmente no tienes ninguna relación. Estoy muy tranquilo y aclararé todo lo que tenga que aclarar. Llama la atención que en épocas electorales salgan este tipo de cosas y te hagan dar el paseíllo por la justicia. Se vive muy mal, pero por suerte, esto quedará en nada.

¿Por qué el Partido Socialista?
Para mí el Partido Socialista es el partido de la igualdad de oportunidades. Es la razón principal por la que no dudé en trabajar para sociedad desde este espacio político.

Igualdad. ¿Y cómo le explicaría a un ciudadano común que el PSC votó en contra de reducir los sueldos de los regidores como proponía el gobierno de Ada Colau?
Siempre he defendido que los políticos tienen que estar bien pagados. Esto es una conquista socialista y de la democracia en sí. Somos personas que tenemos responsabilidad sobre millones de ciudadanos y millones de euros; eso no puede estar mal pagado. Nuestro sueldo no es más alto que el de cualquier director de una oficina bancaria, no es tan desorbitado. En política no hay horarios, hacemos jornadas de 12 y 14 horas. Ahora se están viendo casos de concejales de Ada Colau que se han reducido el sueldo y tienen dificultades para poder pagar un canguro para sus hijos. Eso no puede ser.

Defíname a Ada Colau
He tenido la oportunidad de tratar a Ada Colau antes de ser alcaldesa y ahora. Creo que conocer a personas como ella es muy interesante. Sin embargo, a menudo las políticas que hace no coinciden con los objetivos que busca. Una ciudad no puede gobernarse sólo con buenas intenciones. Espero que vaya aprendiendo poco a poco y se dé cuenta de la realidad. Por suerte, ya ha rectificado algunas decisiones.

Usted está negociando con ella…
Actualmente no hay ningún acuerdo. Ha habido muchas conversaciones, pero una negociación nunca se sabe como acaba. Coincidimos en todo lo que gira en torno a la justicia social. Creo que un partido como el PSC, que ha gobernado durante tantos años el ayuntamiento de la ciudad, algo de experiencia puede aportar. Yo hubiera hecho un acuerdo desde el primer momento, pero Barcelona En Comú no quiso. Ahora parece que se están dando cuenta de que hace falta pactar con grupos del mismo espectro ideológico para tener una mínima estabilidad.

¿Cómo se toma que multitud de barrios, que eran tradicionalmente socialistas, en las últimas elecciones municipales dieran la espalda al PSC en pro de Colau?
Yo creo que siguen siendo barrios socialistas. El Carmel, Teixonera, Nou Barris, son ejemplo de barrios que se han hecho a sí mismos con el esfuerzo de sus vecinos y bajo el paraguas de gobiernos socialistas que siempre quisieron que Barcelona fuera una sola ciudad sin periferias. Seguramente hemos hecho cosas mal y nos lo han hecho pagar. En los momentos actuales quizás la gente pedía cambios más radicales que nosotros no hemos querido ofrecer para no comprometernos a algo que sabemos que no podemos hacer. Ahora habrá que ver si todas esas promesas de la nueva política, se cumplen.

Collboni-7

En los años 90 Pasqual Maragall estuvo viviendo en diferentes casas de familias de la ciudad para conocer de cerca la realidad del territorio. ¿Cree que se adelantó a esta nueva política de proximidad que vemos ahora?
Maragall fue innovador en muchas cosas y aquella iniciativa se dio en un momento en que la figura del alcalde estaba muy lejos del ciudadano. Fue una grata experiencia y Maragall llegó a vivir ¡en una barraca del Carmel! Yo no he dejado de tener contacto con los problemas del día a día de los ciudadanos. Recuerdo que cuando era diputado de la Generalitat fui a cenar a casa de una familia que me esperaba en el balcón al más estilo Bienvenido Mister Marshall. Pensaban que vendría en coche oficial y con mi secretaria. Sin embargo, se sorprendieron al ver que había venido en metro y sin ningún tipo de parafernalia. Aún falta mucho recorrido para entender que los políticos no son más que servidores públicos.

¿Cómo ve este cambio de corbatas por tejanos que se está produciendo en el Congreso de los Diputados y otras instituciones?
A mí la nueva estética no me molesta. Lo que me interesa es lo que hay detrás de esas corbatas o esos vaqueros. Si detrás de eso no hay buenas propuestas, todo lo demás es superfluo. Yo no puedo ir a comprar el pan vestido igual que cuando voy al Ayuntamiento, y tampoco me sale darle un beso a un regidor en un pleno. No lo veo mal, pero creo que hace falta coherencia, y eso, va inherente a la persona.

Usted es muy activo en las redes sociales, ¿es un valor añadido del político del siglo XXI?
Siempre me han gustado mucho las nuevas tecnologías. Desde que tengo más actividad política estoy en las redes y aún tengo el privilegio de poder llevarlas yo directamente. Creo que es un elemento de comunicación y proximidad muy interesante, pero ya va incorporado en mí, no lo veo como un valor añadido. Si de algo han servido las redes sociales es para que seamos muy conscientes de la importancia que tiene aquello que decimos y cómo lo decimos.

Collboni-3

 Fotos: Núria Millàs

 

©FrankPebrett
Esta entrada fue publicada en RINCÓN DE ENTREVISTAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s