RINCÓN DE ENTREVISTAS | FRANCISCO VALIENTE, el vigilante del trenet

_NUR2995<<Ver la cara de ilusión de los niños, no tiene precio>>

Francisco Valiente nació hace cuarenta y ocho años en Calañas (Huelva). En las olimpiadas del 92 se vino para Barcelona y se instaló en el barrio del Carmel hasta el día de hoy. Poca gente sabe que trabaja en la obra de la Sagrada Familia, sin embargo, todo el mundo lo conoce como el vigilante del Trenet del Comerç que recorre las calles del barrio en Navidad.

A usted todo el mundo le saluda por la calle…
¡Me conoce mucha gente! Ya llevo muchos años aquí. Me vine de Calañas hace ya más de veinte años. Me casé con mi mujer, Inma, y tuve a mis dos hijos, Marta y Hugo. Siempre he trabajado en la construcción y he colaborado con el barrio en todo lo que he podido.

En la construcción, ¡pero de la Sagrada Familia!
Empecé trabajando en una empresa de reformas de pisos, pero, desde el año 2001, me formé para entrar a trabajar en la construcción de la Sagrada Familia. La verdad es que es un sitio privilegiado. Al principio me sentía muy raro trabajando en un sitio tan grande, con tantos planos, y con la responsabilidad de estar construyendo algo tan importante. Pero luego ya te acostumbras y te sientes como en casa aunque siendo consciente de que lo que estás haciendo forma parte de la historia.

Y en sus ratos libres…
A mí me gusta mucho la caza, la pesca, la bicicleta… Pero lo que más me gusta en mis ratos libres es echar una mano al barrio. Ya en mi pueblo colaboraba en todo lo que podía. Me acuerdo como hicimos la Casa de la Hermandad de la Virgen de la Coronada. El Ayuntamiento puso los materiales y unos cuantos hicimos de paleta. Siempre me ha parecido muy bonito arrimar el hombro para que la gente se lo pase bien, y más ahora, con la falta que hace…

¿Cómo colabora usted con el barrio?
En el año 2005 empecé a colaborar con la Asociación de Comerciantes. He hecho muchas cosas, lo mismo montaba la carpa de los Reyes Magos, que inflaba globos, que me disfrazaba de Papá Noel… Y en estos últimos años colaboro aún más intensamente, haciendo las butifarradas, montando las cabalgatas, y de vigilante en el Trenet del Comerç que cada año trae Carmel Comerç, Mercat del Carmel y Comerciants Teixonera para que pequeños y grandes disfruten de la Navidad.

¿De vigilante del trenet?
Así es. Colaboro como vigilante mañana y tarde durante los quince días que está el tren. Cada mañana reviso con el conductor que todo esté bien, nos vamos para la estación de enfrente del Mercado y empezamos la jornada. Yo les recojo los tickets a los pasajeros, los acomodo, preparo la campana, pongo la música y velo por la seguridad. El trenecito pasea por las calles del Carmel y La Teixonera para que la gente pueda ver el ambientillo navideño.

Estará animado el barrio…
¡Desde luego! Yo ya no me imagino una Navidad sin el trenecito. Es una actividad que da muchísima alegría al barrio y ayuda a la promoción de todos esos pequeños comercios que colaboran con la Asociación de Comerciantes. Cada año hay más público y con más ganas de repetir una y otra vez. Además, este año habrá sorpresas…

¿Sorpresas?
Sí. Habrá un recorrido especial. Sólo diré que va a ser muy bonito, pero no puedo desvelar el secreto…

Vaya, veo que vive la Navidad intensamente…
¡Muchísimo! Para mí es la época del año más bonita. Desde que hago de vigilante del trenecito, no me despego una Navidad de aquí del barrio. Ver la cara de ilusión de los niños, no tiene precio.

Y su familia, ¿qué le dice?
Ellos, encantados de que haga estas cosas. Mi hija mayor también colabora desde hace años como paje en las cabalgatas, y el chiquitín, que ya le empieza a gustar este mundillo,  presume en el colegio de que su padre es el vigilante del tren.

¿Alguna anécdota que recuerde?
Ha habido muchas anécdotas. El año pasado, por ejemplo, improvisamos un recorrido con una batucada dentro del tren, ¡fue espectacular! Pero si tengo que quedarme con una anécdota, me quedo con una señora que me dijo que sólo se subía al tren si le poníamos la música de Justo Molinero. Al principio pensé que era una broma, pero no, se empeñó y al final tuve que cambiar los villancicos por Radio Teletaxi para complacer a la buena mujer… (Ríe)

Usted quiere mucho a su barrio…
¡Imagínate! Aquí vivo, aquí he criado a mis hijos, y aquí me han hecho sentir como en mi tierra desde el primer día. Para mí es una satisfacción muy grande contribuir en todo lo que puedo para que la gente disfrute de nuestro barrio.

Gran labor la suya.
Ahora que llega la Navidad es un buen momento para pensar en poner nuestro granito de arena para que el Carmel siga siendo el barrio con más vida de Barcelona. En los tiempos actuales podemos renunciar a muchas cosas, pero nunca a la solidaridad y la ilusión.

 _NUR2999

 Fotos: Núria Millàs

 

©FrankPebrett
Esta entrada fue publicada en RINCÓN DE ENTREVISTAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s