PLAZA DE LAS LETRAS | VACACIONES DE LUJO EN CASA RONALD

Vacaciones de lujo en la Casa Ronald McDonald Barcelona

14095805_934997923313503_5374989565800234173_nDéjenme compartir con ustedes una experiencia. Este verano decidí hacer un voluntariado en la Casa Ronald McDonald Barcelona. Un hogar que acoge a familias con niños y niñas, en su mayoría, en tratamiento oncológico en el Hospital Vall d’Hebrón y Sant Joan de Déu.

Llámenme ambicioso, pero creí que después de todo el año trabajando, merecía unas vacaciones de lujo. Eso es, unas vacaciones de lujo para celebrar la vida. Celebrarla y compartirla. Y con quién mejor que con personitas cuyo mayor lujo en estos momentos es la propia vida.

Y digo celebrar la vida porque, al contrario de lo que puedan estar pensando, en esa casa es lo que se hace: celebrar la vida. Y se hace cada día. ¿Qué creían? Allí los niños son niños. Hablan, ríen, saltan, juegan, gritan, lloran, se enfadan, y lo más importante: te enseñan.

14207706_947232475423381_1456608824803149054_oTe enseñan que uno de los destinos menos solicitados es un lugar donde todo se comparte. ¿Les suena? Todo, eso es: la cocina, el baño, la televisión, el futbolín, las ilusiones, los sueños, la enfermedad e incluso la muerte. Y que además no sólo se hace desde el propio respeto a la enfermedad, sino también desde el respeto a la multiculturalidad; el respeto a la comunidad; el respeto a uno mismo; y el respeto y reconocimiento de la diferencia que unifica el brillo de los ojos de todos ellos.

Seguramente ustedes hayan aprovechado al máximo el equipaje de mano alguna vez. Y ellos también. Llevan un equipaje de mano repleto de empatía. Una empatía naturalizada que se les pega a la piel cuando cruzan el umbral de esa casa. Se miran, pero callan. Ya no se extrañan de nada. Los catéteres, las válvulas, las mascarillas, los andadores y las sillas de ruedas forman parte de la sala de juegos. Unos no tienen pelo, otros no andan, pero todos tienen una madurez precoz que esconden en silencio tras la cáscara.

13912415_926820797464549_6016785220410413562_nPero no están solos. Las familias viajan con ellos y viven en comunidad. Cada habitación, un animal: el león, el tigre, el conejo, el cocodrilo, el mono, la jirafa… Y juntos, un safari que no esperaban. Pero ahora, comparten sin condiciones una expedición de amor que ha dejado de ser sólo de sus hijos, de ser sólo para sus hijos. Todos tienen una lucha común, todos tienen una lucha en común. Entre esas paredes de obra vista, ven cosas jamás vistas, no porque no estuvieran antes, sino porque no las veían. Y en sus hijos, el ejemplo. El ejemplo de unos niños con valor que quizás ellos nunca pudieron ser.

Créanme, esa es una casa llena de vida. Hay personas día a día que se dejan la piel para que el corazón que llevan por logotipo no deje de latir. No se dedican a curar, pero convierten a los enfermos en niños. Eso es, en niños. En niños que viven. Y en ocasiones, en niños que viajan dejando su vida en depósito para que otros sigan el trayecto de color amarillo Espinosa. Y todo vuelve a empezar. He llegado a pensar que es una casa circular.

Disculpen, no quería caer en el error de venderles unas vacaciones de lujo. Pero déjenme decir a aquellos que pueden hacer y no quieren, y a aquellos que quieren hacer y no pueden; que no nos podemos permitir otro viaje frustrado. Sí, frustrado. A Willy Fog le faltó un destino, esta casa llena de vida: la Casa Ronald McDonald Barcelona.

11016131_632527833560515_3595606068487954488_o

Fotos: http://www.casaronaldbarcelona.org
©FrankPebrett
Esta entrada fue publicada en PLAZA DE LAS LETRAS. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a PLAZA DE LAS LETRAS | VACACIONES DE LUJO EN CASA RONALD

  1. Laura dijo:

    Muchas gracias por todo Frank ❤ Muy buen reflejo y analisis de la realidad. Cuando las paredes de nuestras casas se derrumban, sentimos eterno agradecer por las personas q nos sonrien, nos escuchan, las q hacen felices a nuestros tesoros jugando, bailando, pintando… y ayudandonos a q esta situacion sea loq es para los padres, un mal dia, q se alarga un poco nada más. Para nuestros niños: juegos, risas, cariños, atención, comprension, entendimiento y mucho amor, esto deberia ser para todos no? Los nuestros, lo tienen. Un saludo 🐸

    Me gusta

Responder a Calle Pebrett Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s