RINCÓN DE ENTREVISTAS | RAQUEL DOMÍNGUEZ, la modista del Carmel

_NUR2730-3<< Llevo toda la vida cosiendo para el barrio>>

Nació hace 80 años en Minas de Riotinto (Huelva). Hija de Don Garzón, listero de las minas y jugador del primer equipo de fútbol de España, y Doña Concha, una ama de casa avanzada a su tiempo y muy habilidosa con las labores. Creció entre telas, dedales y bastidores, y convirtió la costura en su medio de vida. Madre de dos hijos, abuela de dos nietos y bisabuela de dos biznietos. Llegó a Barcelona en los años 60 y, después de vivir en una barraca de Montjuïc, se instaló en el Carmel donde es conocida como “la señora Raquel, la modista del Carmel”.

 

¡Tiene un nombre muy moderno!
(Ríe) ¡Todo el mundo me lo dice! No hay muchas abuelas que se llamen Raquel… Fue de la manera más tonta. Vino a mi pueblo un administrador de Correos con su hija, que se llamaba Raquel. A mi madre le llamó mucho la atención, y como siempre fue tan moderna y atrevida, cuando nací, ¡me lo puso a mi también!

Nació en plena guerra civil.
Justo un año antes de que acabara. Por eso, lo que más viví fue la posguerra. Recuerdo la tremenda tristeza y necesidad que había. Yo, por suerte, era hija única y no salí tan malparada como otros niños de la época. Siempre tuve algo que llevarme a la boca y pude ir bien vestida. Mi madre bordaba muy bien, y mi abuela y mis tías eran modistas y hasta de las sábanas me hacían enaguas y vestiditos. En aquél entonces todo se remendaba y las madres les hacían ropa a los niños de las camisas de los padres. Quien tenía la suerte de saber coser y tener una máquina, siempre tenía más posibilidades de comer.

_NUR2709Y usted no dudó en coger la aguja y el hilo desde bien pequeña…
Cuando tenía 9 años, mi madre me compró una máquina alemana de pedal y empecé a coser. Hacía trapitos para las muñecas, pespuntes, pañuelitos… Recuerdo que, con 12 años, cuando murió mi abuela, yo misma me hice mis trajes y complementos del luto que tuve que llevar durante meses como marcaba la tradición.

¡Era muy joven para coser de esa manera!
Estuve tres años aprendiendo en un taller de costura con una modista muy buena del pueblo. Aprendí a hacer patrones, a cortar, a coser de manera más profesional, y me especialicé en hacer hombreras de guata. ¡Me pagaban cada par a 1 real! Por desgracia mi madre cayó enferma y tuve que dejar el taller para cuidarla.

¿Pero dejó de coser?
Empecé a coser por mi cuenta en casa. Y cuando ella mejoró, iba también a coser a domicilio. Así estuve hasta que me casé con 24 años y tuve a mi primera hija.

Y migró a Barcelona
Mi marido trabajaba en la mina y se quedó en paro. En el año 64 se vino con sus hermanos a Barcelona para buscar trabajo. A los dos meses de venirse él, embarazada de mi hijo pequeño y con mi niña de un año, me monté en aquel tren borreguero que llamaban “el sevillano” rumbo a Barcelona. Estuvimos unos meses en una barraca de Montjuic con mi cuñada Rafaela y otras 6 personas más.

¿Y cómo llegó al Carmel?
Vine a pasar un fin de semana con mis cuñados que vivían en la calle Calderón de la Barca y nos ofrecieron un piso de alquiler en el mismo bloque. Lo pudimos alquilar y, al poco tiempo, pude traer también a mis padres. Lo primero que hice fue colgar un cartel en mi ventana.

¿Qué ponía en el cartel?
“Modista”. Compré una máquina automática -que todavía uso, a un señor que las vendía por las casas. Se la pagué a plazos con lo que ganaba cosiendo. Al mismo tiempo entré en un taller donde hacía trajes de faralaes. En tres años hice muchísima clientela entre las vecinas del barrio.

_NUR2716

¿Y qué les cosía?
Ellas venían con revistas de moda y me enseñaban el modelo que querían. Yo les buscaba la tela, me hacía mis propios patrones y se los confeccionaba. Creo que no me ha quedado nada por hacer: faldas, blusas, trajes de chaqueta, vestidos de fiesta, trajes de boda y de comunión, cortinas, ropa de cama…

¿Qué es con lo que más disfrutaba?
¡Con los trajes de vestir y de fiesta! Chanel y Oscar de La Renta siempre fueron mis referentes. Me hubiera gustado mucho ver alguno de mis modelos en una pasarela, ¡pero no pudo ser! Aunque también he disfrutado mucho viendo desfilar a mis nietos con los disfraces que les hacía, ¡siempre se llevaban algún premio! (Ríe).

Toda una vida cosiendo.
Para vivir de la costura hace falta muchas horas de dedicación. Y no sólo eso, una modista debe tener buen gusto y estar siempre dispuesta a aprender. Con la moda no te puedes estancar, hay que actualizarse, eso sí, ¡siempre conservando tu sello propio! He disfrutado mucho cosiendo, pero hace dos años ya dejé de coser para la calle, y ahora, ¡colecciono dedales! (Ríe).

Debe ser muy popular en el barrio…
Llevo toda la vida cosiendo para el barrio. Para mí la gente de aquí lo ha sido todo. Me vienen a la cabeza nombres como Doña Isabel, mi primera clienta y todavía vecina del barrio. Fausta, María Pino, la familia de Dora y la familia de Oli de la juguetería Modrego. Inés de Ferretería Llobregós, Enriqueta de la zapatería, y tantas y tantas personas que me han permitido vivir de esto toda la vida y me han ayudado siempre que lo he necesitado. Nunca me ha faltado trabajo, y cuando la cosa iba floja, ¡me encomendaba a San Cayetano!

¿San Cayetano?
San Cayetano es patrono del pan y del trabajo. Mi tía Francisca me inculcó la fe en él. Cuando veía que bajaba la faena, siempre decía “¡San Cayetano bendito, tráeme algo de costura!” ¡Y siempre venía alguien a traerme algo para coser! Me ponía tan contenta, que bajaba corriendo a explicárselo a mi vecina de abajo, Gloria, ¡y celebrábamos el milagro! (Ríe).

_NUR2734©FrankPebrett
Fotos: Núria Millàs

Esta entrada fue publicada en RINCÓN DE ENTREVISTAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s