PLAZA DE LAS LETRAS | UNA VACUNA PARA EL CARMEL

En las últimas semanas, en el barrio del Carmel se está viviendo un foco de delincuencia que agrava la percepción de inseguridad que el vecindario viene manifestando desde hace demasiado tiempo.

Varios grupos de individuos, que residen en pisos sociales o bien ocupados, han sembrado el pánico en pleno confinamiento con atracos a personas y pequeños comercios, menudeo y conflictos de convivencia con el vecindario.

El Carmel es un barrio hecho a sí mismo y, en toda su historia, la solidaridad ha sido el pico y la pala con la que ha conquistado tanto los derechos individuales como colectivos, desde sus viviendas hasta sus centros médicos han sido una conquista fruto de la unión.

Esa conciencia colectiva y sentido de pertenencia, hacen que el Carmel no tolere situaciones de violencia que ponen en riesgo esa vida de barrio que se añora en gran parte del resto de la ciudad.

Día a día sus gentes hacen un gran trabajo de convivencia integrando a las diferentes generaciones, culturas, religiones y etnias que evidencian que el Carmel es un barrio amable y de acogida por naturaleza. Pero es una irresponsabilidad, por parte de las entidades sociales y administraciones públicas implicadas, dejar a un barrio la responsabilidad de integrar a personas sin apenas tutela que no cuentan con un mínimo de habilidades personales y sociales para vivir en comunidad.

Parece que, desde hace tiempo, las personas han dejado de estar en el centro de la atención social. La sobresaturación de los servicios, los objetivos políticos y presiones diversas sólo dejan lugar a la falta de buenos diagnósticos, a la precipitación y a una dinámica donde la solución a un incendio no es apagarlo, sino desplazarlo, y así, “vamos tirando”.

Y en este largo camino, la violencia. La de los delincuentes hacia los vecinos que no saben qué más hacer, la de algunos vecinos hacia los delincuentes y las administraciones públicas fruto del hartazgo, la de algunos colectivos y medios de comunicación hambrientos de la Barcelona del caos. Y la que es peor: la violencia entre los propios vecinos, que llega para quedarse aún y acabando con el problema que compartían.

Es, simplemente, un fracaso. Un fracaso sistémico de todo el engranaje social: de gobiernos, de fuerzas de seguridad, de agentes sociales y de la sociedad en general.

Se requiere de unas buenas políticas sociales preventivas, de recursos para una buena intervención, y de un proceso de integración que, lejos de ser el final del camino, sea sólo el inicio de una nueva vida donde más que nunca se requiere tutela y atención.

Integrar es acompañar, es respetar, es cuidar… no sólo al individuo o colectivo en cuestión, sino también al entorno donde se va a desarrollar. Y al Carmel hay que cuidarlo, acompañarlo y respetarlo porque siempre ha estado dispuesto a acoger a quienes han querido formar parte de su proyecto de barrio.

Son demasiadas décadas teniendo que batallar contra un estigma que se resiste a desaparecer. A veces, alimentado por la historia, y en otras, por aquellos que se resignan a cambiarla por intereses diversos. Y el estigma, no hay que olvidar, también es una forma de violencia.

El Carmel del siglo XXI evoluciona y padece al ritmo de muchos otros barrios de Barcelona y del país. Quizás sea diferente en carácter, pero no vive al margen de lo que ocurre en el resto del mundo. Los estigmas jamás están en los territorios, sino en la mente de quienes viven en ellos y de los que tienen la responsabilidad de gobernarlos.

Nos confinaremos, nos pondremos guantes, nos pondremos mascarilla, guardaremos las distancias, pero nos llevará mucho tiempo encontrar esa vacuna que logre una convivencia justa en muchos barrios de la ciudad, y que sitúe al Carmel en el lugar que merece en ese mapa -aún con periferias- de la ciudad condal.

Passatge Sigüenza. Lugar donde se ha dado el foco de delincuencia en el barrio del Carmel. Foto: Facebook “Barri del Carmel- Barcelona”.

Esta entrada fue publicada en PLAZA DE LAS LETRAS y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s